martes, febrero 28, 2012

La Verdadera Historia de la Cumbia Cienaguera - De Heater a La Cama Berrochona

En el año 2007 el productor de música electrónica Samim Winiger lanzó un tema con el nombre de "Heater", que en una base de House incluía unos samples de un hipnótico y exótico ritmo en acordeón, que pronto se convirtió en un gran exito en las discotecas eúropeas.


Para muchos la clave del exito de Heater fue el riff de acordeón incluido en este tema, ya que la base electrónica era bastante convencional. Pronto se hizo un video para youtube y ahí alguíen cayo en cuenta, que el fragmento de acordeón era la entrada de una antiquisima cumbia colombiana en una versión del acordeonero Alberto Pacheco. Era una de las Cumbias míticas en la historia de este ritmo: La Cumbia Cienaguera en honor a la población de Cienaga en el departamento de Magdalena en Colombia. Este es el video del tema de Samim.




Pronto los cienagueros que conocieron el tema empezaron a protestar en los comentarios del video, pues, en ningún lugar se le daba el crédito (ni las regalías) al verdadero compositor, que, afirmaban ellos, era Andrés Paz Barros, nativo de Cienaga. La discusión virtual creció y pronto surgieron otros personajes a los que se les adjudicaba la composición de la Cumbia Cienaguera, entre otros, Luis Enrique Martinez , Humberto Díaz y Esteban Montaño; cada uno de ellos tenía sus defensores.

Este enigma del compositor de la Cumbia Cienaguera siempre me intrigó y había investigado algo, pero no lo suficiente para contar con elementos de juicio contundentes. Hoy por casualidad encontré un documento que me parece calificado para aclarar la polémica. Está firmado por: Marina Quintero Quintero: Profesora titular de la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia. Licenciada en Psicopedagogía, de la Universidad Pedagógica Nacional. Magíster en Orientación y Consejería de la Universidad de Antioquia.

Este es un fragmento del documento donde se refiere al tema de la autoria de la Cumbia Cienaguera:

"Siguiendo el relato del historiador Edgar Caballero Elías, me enteré del singular origen de la magnifica pieza, origen que da cuenta de las vicisitudes que ha debido enfrentar el músico y compositor colombiano cuando ha tenido que adecuarse a las exigencias de la dinámica comercial.

Cuenta don Edgar que el maestro Paz Barros compuso la melodía en 1937, cuando dirigía la orquesta “Armonía Ciénaga” y Humberto Díaz Granados, integrante de la orquesta, creó para ella unos jocosos versos y le dio por título a la pieza: “La Cama Berrochona”:

Dormí, dormí, dormí
¡ay! en tu cama berrochona,
anoche dormí con Juana
y la otra noche con La Mona.

Con estos versos, la sensual melodía fue disfrutada por años en los tradicionales salones de baile de la comarca cienaguera. Pero en 1949, un acontecimiento le cambiaría a la pieza su destino: el acordeonero Luis Enrique Martínez, oriundo de Fonseca, Guajira, de excepcionales virtudes interpretativas, decidió visitar al maestro Paz Barros con el fin de aprender el arte de leer el pentagrama. Tenía 27 años y ya se le conocía con el remoquete de El Pollo. En una de sus tantas visitas escuchó “La Cama Berrochona” y fascinado con su despliegue melódico la llevó al acordeón, con tal destreza que Toño Fuentes se interesó en ella para efectos de grabación. Si embargo, su “olfato” de empresario consideró no adecuada la letra de la canción para tal fin. En esta encrucijada interviene Esteban Montaño, compositor de tradición, y crea, en un acto redentor, los bellos versos que hoy son conocidos universalmente bajo el título de “La cumbia cienaguera”.

Muchachos, bailen la cumbia,
porque la cumbia emociona,
la cumbia cienaguera
que se baila suavesona

El Pollo grabó la canción en 1951, convirtiéndose en su primer éxito comercial, con la particularidad de que sale rotulada a su nombre, lo cual, como era de esperarse, generó la polémica: ¿de quién es “La Cumbia Cienaguera”? ¿Es de Paz Barros? ¿Es de Luis Enrique Martínez? ¿Es de Esteban Montaño? Las demandas, dice don Edgar Caballero Elías, no se hicieron esperar; fueron legítimamente interpuestas por los susodichos, reclamando la participación en su autoría. Las regalías fueron entonces congeladas hasta 1963, cuando se oficializó la autoría compartida, en el Juzgado Segundo Municipal de Ciénaga, así: autor de la melodía, Andrés Paz Barros; autor de la letra, Esteban Montaño; arreglista e intérprete, Luis Enrique Martínez. De esta manera, la triple paternidad de “La cumbia cienaguera” no sólo descongeló las regalías, sino que le dio a la canción un fundamentohistórico-musical de gran solidez y difícilmente repetible en otra obra."
Referencia
QUINTERO QUINTERO, Marina, “Las premoniciones del Profe Castañeda”,
Revista Educación y Pedagogía, Medellín, Universidad de Antioquia, Facultad de Educación, vol. XVIII, núm. 44, (enero-abril), 2006, pp. 107-116.
Original recibido: marzo 2006
Aceptado: abril 2006
Se autoriza la reproducción del artículo citando la fuente y los créditos de los autores.

Hay algunos datos adicionales del investigador Abel Medina Sierra (Círculo de investigadores de la música vallenata y del Caribe CORALIBE) de esta grabación original de la Cumbia Cienaguera de Discos Fuentes en 1951, acerca del acordeón que se utilizó:

"“Toño” Fuentes, en gran visionario de la música popular colombiana acostumbraba traer en sus viajes internacionales los mas modernos instrumentos que ofrecieran mejor calidad de sonido a sus artistas. Estaba recién llegado de New York y entre las novedades que trajo llamaba la atención un acordeón negro, de tres hileras, marco cuadrado, referenciado como “Dos Coronas” y fabricado por la casa Honner que sin dudas iría a revolucionar la limitada ejecución que con el de dos hileras alcanzaban los músicos del fuelle en esos momentos. Con este novedoso y más completo instrumento fue que Luis Enrique montó e hizo los arreglos de la famosa “Cumbia cienaguera”..."




Además aportando detalles de quienes intervinieron en la famosa grabación

"El grupo presente en la grabación lo integraron: Modesto Padilla en la caja, Juan Madrid con la guitarra, José Benito Barros acompañó con un golpe de tambora. Con este brillante elenco la etiqueta del disco de 78 R.P.M fue así rotulada: “Luís Enrique Martínez con su Conjunto Lírico Vallenato”. Quiso el destino que le hubiese correspondido a Luís Enrique Martínez el gran privilegio de tocar el primer acordeón con treinta y un botones y doce bajos que llegó al país traído por Antonio “Toño” Fuentes."

Articulo completo acá

Complementa esta información el portal Cienaga en linea:

También hizo parte en la grabación del legendario disco, un coro femenino conocido como "Las Pueblanas" de quienes tampoco tenemos mayor información. El respaldo de esa grabación fue "Adiós mi Maye", paseo de la autoría de Armando Zabaleta.

Artículo completo acá

Hasta el famoso José Barros, el autor de la inmortal Piragua, estuvo involucrado en la grabación.

Para finalizar les dejo los videos con las versiones de la Cumbia Cienaguera de Alberto Pacheco (la que utilizó Samim).



Este es la de Luis Enrique Martínez con el conjunto lírico Vallenato, la original (o por lo menos la más cercana).


Y ahora si para terminar un consejo para la Salud:
  
¡Muchach@s Bailen la Cumbia! ¡Porque la Cumbia Emociona!

CIENAGA MADRE Y SEÑORA de EMNA CODEPI

lunes, febrero 27, 2012

La Cumbia de Soplaviento

Hace poco estuve recorriendo una de esas bodegas donde se exhiben miles de discos compactos, donde encontré, varias remasterizaciones digitales de música tropical colombiana de los años 50, del catálogo de Discos Fuentes y de otras disqueras que eran desconocidas para mí hasta entonces.

Uno de esos discos es una recopilación de la música de Clímaco Sarmiento (1916 - 1986), un clarinetista, director de orquesta y compositor nativo de Soplaviento, en el departamento de Bolívar en Colombia. Este disco forma parte de una colección de Discos Fuentes que se llama "Una Leyenda".



También estuve buscando información sobre Clímaco en la red, aunque no encontré mucho, esas indagaciones me llevaron a un libro que ya conocía pero que había olvidado. Se trata de una obra de varias crónicas sobre músicos costeños: "Diez juglares en su Patio", de Jorge Garcia Usta y Alberto Salcedo Ramos, que contiene un reportaje dedicado a Clímaco Sarmiento, escrito por el primero de estos y que se titula: "Clímaco Sarmiento, La Muerte del Primer Guerrero".



La crónica de Jorge Garcia Usta sobre Clímaco Sarmiento recibió un Premio de Periodismo India Catalina en 1998. Es un relato conmovedor acerca este gran músico que hoy está casi olvidado, enfocado en la reconstrucción de sus últimos días. En esta entrada comparto con ustedes algunos apartes de este reportaje realizado en Soplaviento y Cartagena en 1986 y simultaneamente pueden escuchar, para acompañar la lectura, esta lista de reproducción con una selección de temas interpretados por Clímaco Sarmiento.



Soplaviento, el poblado natal de Clímaco Sarmiento, está situado sobre el río Magdalena en la región conocida como Canal del Dique, a unos sesenta kilometros de Cartagena y fue allí donde, desde muy niño, Clímaco se obsesionó con un clarinete que le pertenecía a su padre.

Relata así la crónica: "Y el cuento final que echaba para los que se interesaban en su amorío con el clarinete era que entre lo que le enseño su padre, lo que aprendió por cuenta muy suya y las enseñanzas del maestro alemán Vickmer... el clarinete era ya luz en su mano, cosa sabida."

El clarinete le sirvió a Clímaco para ganarse la vida con oficios poco comunes: En la época del cine mudo, formaba parte de una banda que interpretaba, en vivo, la música incidental de las peliculas que llegaban a la región.

Continúa la crónica: "Los mejores años fueron la alegría, la constancia creadora y la furiosa indagación en la vida del pueblo. Peloteros, bohemios, maleantes y prostitutas rodeaban al músico en escenarios populares mientras armaba el estatuto callejero de su música."

Clímaco Sarmiento compuso gran cantidad de cumbias, porros, paseaítos, guarachas y otros ritmos. Fué musico, arreglista y director de las mejores orquestas costeñas de la época. Con el establecimiento de la industria disquera en Colombia, llegó a grabar varios discos con temas propios y de otros compositores, muchos de ellos fueron exitos internacionales.


Después de una larga y fructífera carrera musical, que se prolongó por mas de 50 años, se estableció en el barrio San Fernando, al suroriente de Cartagena. Continuó trabajando en la dirección de la banda de Pello Torres.

Continúa la crónica: "Pero en la soledad de su retiro Sarmiento sabía que se estaba muriendo, en realidad había comenzado a morirse diez años atrás, cuando siendo un asmático crónico, la prohibición médica le impidió que continuara dirigiendo la banda de Pello Torres, imponiéndole una alternativa de atracador callejero: la música o la vida."

En 1984 regresó a Soplaviento a recibir un homenaje:

"En el alborozo del homenaje, Rafael Escalona, el directivo de Sayco, le habló a Sarmiento del pago de una pensión vitalicia como tributo de Sayco a uno de sus más renombrados socios, dueño de una portentosa obra musical...

El monto de la pensión prometida era ridículo, 12 mil pesos, pero serviría para los caramelos de los nietos....

La promesa de la pensión resultó la última burla contra el honor de Clímaco Sarmiento. Durante más de un año, esperaría la llegada del primer pago...

Una tarde mostró las copias de los papeles de la promesa y dijo que no necesitaba esa plata de regalo, pero consideraba que la oferta se había realizado delante de su pueblo. "La palabra de los hombres debe respetarse" dijo. Tres meses después, convencido de la inutilidad de sus reclamos remotos, clausuró sus quejas y se afianzó en su eterna creencia fatalista: el músico popular verdadero se hacía solo y casi siempre moría solo."

Y finaliza el reportaje narrando la escena final de Clímaco Sarmiento:  


Al otro lado de la ciudad, frente al barrio Las Gaviotas, en el claro de un matorral espeso, con la guayabera abierta a la altura del ombligo y con una pierna ligeramente más levantada que la otra, estaba un anciano bocarriba, muerto. Un cordón de maquina de coser, con dos nudos laterales apretaba su garganta. Tenía una gorra. Los ojos permanecían ocultos por unas gafas oscuras. Algunos hombres que iban en bus al centro de la ciudad se bajaron para ir a ver al muerto. el "Negrito" Madrid -director de una de las bandas más populares de Cartagena- fue uno de esos curiosos, pero cuando vio al muerto, abrió los ojos y lanzó un grito:

¡Mierda! Es Clímaco."

sábado, febrero 25, 2012

Los Colores del Acordeón

Cuando uno recorre las cálidas tierras de la Costa Atlántica Colombiana se encuentra con una colorida cultura que no solo se expresa musicalmente. Además de ser tierra de músicos la Costa es tierra de inspirados pintores. Uno de ellos es Misael Martínez Numa, nacido en Valledupar la capital del departamento del Cesar y el lugar donde cada año se celebra el Festival Vallenato.

Misael Martínez Numa
Queremos compartir unas bellas pinturas de este artista inspiradas en el acordeón y para acompañarlas musicalmente, elegimos este paseo vallenato de Adolfo Pacheco Anillo, amigo y paisano del "Rey de la Cumbia", Andrés Landero, quien es el que lo interpreta.

Serenata Vallenata - Andrés Landero by jf.dragonero








info: http://tipico777.blogspot.com/

jueves, febrero 23, 2012

La Cumbia es un Canto Negro

Desde hace algun tiempo es notorio el creciente movimiento en torno a la Cumbia en los Estados Unidos, ya habíamos comentado acerca de este fénomeno en la Costa Oeste de este país y, en Enero, tuvimos la oportunidad de presenciar a los Very Be Careful de Los Angeles, en el Festival Centro de este año.

El creciente interés en la Cumbia en los Estados Unidos no es exclusiva de la Costa Oeste en la otra costa, M.A.K.U sound system, un septeto conformado en Queens en Nueva York por jóvenes musicos provenientes, la mayoría, de Colombia, que presenta una renovadora propuesta de música contemporánea, conservando la esencia de los ritmos tropicales colombianos tradicionales.

M.A.K.U sound system





El sonido de M.A.K.U se nutre de diversas fuentes: rock progresivo psicodélico, jazz de New Orleans, funk, reggae y otros ritmos antillanos, manteniendo el sabor de la Cumbia Tradicional. Esta es un tema inspirado en la Cumbia, Canto Negro del Sanjacintero Andrés Landero.



Este es el tema original de Landero

Canto Negro - Andrés Landero by jf.dragonero


Liliana Conde con M.A.K.U.
Esta es la conformación de Maku

Liliana Conde (Voz líder)
Juan Ospina A.K.A Prodigio Arribetiao (voz, bajo)
Camilo Rodriguez (guitarra, gaitas)
Robert Stringer (trombon)
Lety El Naggar (clarinete)
Pipe Quiroz(sintetizadores)
Andres Jimenez (percusión)

En este enlace pueden escuchar completo su segundo album MAKUMBALA y si les gusta pueden adquirlo mediante el sistema name your price, es decir que se puede pagar desde un mínimo de un dolar hasta lo que usted quiera, el precio lo elige usted. http://makusoundsystem.bandcamp.com/album/makumbala

martes, febrero 21, 2012

Cumbia Road




Vacilando con Ayahuasca 
Viaje al corazón de los andes por los misteriosos caminos  de la Cumbia.



Alucinante Versión de la legendaria canción de Juaneco y su combo.
Homenaje a la chicha, la psicodelia, América mágica y misteriosa.


Video: Arturo Almanza


Música: Bareto
Joaquín Mariátegui – Primera Guitarra
Rolando Galardo – Guitarra Rítmica
Jorge Giraldo – Bajo
Sergio Sarria – Percusión
Jorge Olazo – Batería y Timbales
David Haddad – Tumbadoras
David Cabrejos – Saxo
Rafael Miranda – Saxo
Angel Irujo – Trompeta






jueves, febrero 02, 2012

Cumbia Poder & Porro en el Festival Centro

Estuvimos en la tercera versión del Festival Centro de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, El Sabado se presentaron varios grupos que exhibieron diferentes variedades de Cumbia.



Había espectativa por ver la performance de Fantasma, nuestros amigos de Argentina que pusieron a revoliar la pollera a las chicas bogotanas.



Más adelante se presentó Papaya Republik con La Flaquita.



En la Noche rematamos con Very Be Careful, de los Angeles que nos regaló una autentico recital de Cumbia y Vallenato en acordeón al estilo de la Vieja Guardia



Nos gustó tanto este grupo de "Gringos" colombianizados que compramos a uno de sus discos: Very Be Careful Horrible Club, una grabación en vivo con versiones de clásicos de la Cumbia Sabanera y el Vallenato que aquí compartimos con ustedes.