jueves, noviembre 03, 2011

Wild West Cumbia

"Como un aguacero de Mayo, en moribundas tardes de invierno a orillas del helado Océano Pacífico, llegan a mi, como gotas cálidas, tiernas memorias de mi niñez en Colombia, tierra de Cumbia y Porro, y sonidos de pajaritos en el viento. Diciembre parrandero en Medellín, una Semana Santa en la finca del abuelo en el esplendoroso Valle del Sinú. Todas estas memorias, aunque vagas y lejanas, tienen un común denominador: el cu ch ch de una guacharaca o un guache al compás del llamador de Cumbia. Crecí en Antioquia con mi buena arepa y mi buena dosis de rock pero siempre con la Cumbia de fondo, un poco empalagosa, parecía que pertenecía al aire mismo, como si habitara allí desde siempre."

Carlos Mario Aguirre inmigrante colombiano en California

  Gaitas y Tambores Oleo de Jorge Urango

Hace unos días conocimos la historia de Carlos Mario Aguirre, un colombiano que desde hace bastante tiempo vive en Cupertino, en la Costa Oeste de los Estados Unidos. Carlos Mario es nativo de Medellín, la capital del departamento de Antioquía, que tiene la particularidad de ser el único departamento andino que tiene costa sobre el mar Caribe. La historia de Carlos Mario, que compartimos con ustedes, es una crónica sobre el creciente movimiento alrededor de la Cumbia en los Estados Unidos que se está gestando en este lugar del estado de California.

Esta es la historia de Carlos Mario:

"Emigré a Los EEUU a finales del siglo pasado. La soledad del exilio voluntario y el aislamiento crearon en mí un hambre por redescubrir y redefinir mi identidad colombiana. Cuando uno tiene ese mal al que los gringos llaman homesickness, curiosas reacciones emergen. Una reacción típica es la de exagerar la colombianidad, y convertir los símbolos patrios en fetiche. Como abrazar el tricolor no tiene mucha gracia, y el sombrero vueltiao, a pesar de su compleja belleza solo lo puedes lucir; persistente y con fe de arriero, me dediqué a recordar los patrones de la Cumbia con golpes de llamador, quemados y apagones en mi tamborcito."

"En un festival Colombiano del 20 de Julio 2002, que curiosamente los colombianos celebramos en la USA pero no en Colombia, encontré otros, que como yo, habían redescubierto la Cumbia para consolarse en estas lejanías. En uno de esos momentos mágicos de la Cumbia, nos juntamos 5 músicos de varias partes de Colombia, guache, tambora, clarinete, llamador y alegre. Recuerdo que armamos una parranda que duro hasta que la policía nos hecho del parque, fue el comienzo de Tambores de Colombia, la primera banda de cumbia folclórica en California, nos sentíamos como el pipi del Niño Dios."



"Con el tiempo descubrimos que a todos los latinos les gustaba la Cumbia, fuimos invitados a canales hispanos de televisión y programas de radio. En una ocasión, en la emisora de interés público de Cupertino, nos encontramos con unos muchachos que tocaban música jarocha mexicana, la de las jaranitas. Ellos se quedaron destellados con nuestros wepajes y awipi wipis. Como ya eran profundos amantes de la Cumbia, se inspiraron a cambiar el formato de su banda, y en vez de tocar música de Veracruz, se dedicaron a tocaban música sabanera y se hicieron llamar La Colectiva."



"La Colectiva tuvo mucha trascendencia en la Cumbia de la bahía puesto que sus integrantes eran todos chicanos descendientes de padres peruanos, mexicanos, cubanos, salvadoreños, y aunque de estrato humilde, la Cumbia les permitió llegar a niveles más universales entre los latinos de la región. Tocaban covers de Lisandro Mesa, Andrés Landero, Alejandro Duran entre otros. La Colectiva fue encontrando otros aliados cumbiamberos en otras ciudades de la bahía y en el sur de California, era fácil, los mismos ideales y gustos musicales. Se fue conformando una pequeña escena alrededor de la Cumbia.

Más adelante nos encontramos con Fuga, otra banda mas como del estilo de Manu Chao, pero que en privado solo escuchaba Cumbias. Fuga y la Colectiva abrieron la Rueda de la Cumbia para mucha gente que la ansiaba y para otros que nunca habían escuchado este ritmo, la Cumbia trascendía razas y clases sociales, como lo hizo en Colombia, fue un gran momento, la Mojana crecía!"
Tambores de Colombia, por otro lado, siguió tocando su Cumbia con clarinete en muchos eventos importantes de la comunidad colombiana local. Algunos integrantes de tambores queríamos hacer proyectos nuevos, algo todavía más raizal, con gaitas y flautas de millo.


De pura suerte, por medio de un clasificado en craigslist, encontramos a Adley Penner, un canadiense que vivió en Colombia 3 años y se dedicó a estudiar la Cumbia, tocaba todos los instrumentos incluyendo la gaita, y no venía solo, traía a Craig Miller de Wisconsin con su tambor alegre. Luego, como si fuera poco, reclutamos al Dan Yockey, bajista de Fuga y cumbiambero de corazón, originario de Wisconsin tambien. Surge así Aluna Band, la primer papayera de gringos jamás vista, tocábamos covers de Toto la Momposina, Petrona Martínez, Gaiteros de San Jacinto y la Niña Emilia, entre otros; el movimiento estaba dando frutos. Todas estas bandas, todos amigos, de diversos orígenes y miembros que se superponían, las rumbas eran épicas. Había Cumbia Colombiana decente en la bahía de San Francisco, y traspasaba barreras étnicas, verdadera Cumbia continental!




Con el tiempo el movimiento maduró, la comunidad creció y demandaba cosas nuevas, Fuga se había desintegrado cuando apenas comenzaba a ser reconocidos en el competitivo mercado de la música de San Francisco, La Colectiva se desintegraba al perder a su cantante, el heroico comandante Omar Gutierrez quien decidió regresar a Mexico.

De estas dos bandas surgió en el 2009, la banda Tokeson con un refrescante sonido de chicha peruana, y una gran riqueza de sonidos, una increíble fusión de diferentes tipos de Cumbia.





Mientras tanto, los ex integrantes de Aluna, con colaboración de algunos integrantes de la colectiva y Fuga, y la joven vocalista Stephani Candelaria quien apareció de entre los fans de estas bandas, surge en el 2009 Candelaria Cumbia Dub.

Candelaria es una mezcla la Cumbia y Reggae con un aire de Rock. Mientras que muchas bandas tratan de innovar con sonidos digitales y dejan de lado la música tocada en vivo, Candelaria quiere volver a lo básico, instrumentos, músicos y Cumbia en vivo. Esto de la Cumbia fusión no es nada nuevo, somos conscientes del cuidado que hay que tener cuando se hace fusión con Cumbia para que no suene de mal gusto o paródico.

Latest tracks by Candelaria Cumbia-Dub

El truco fue descubrir que la Cumbia es el ancestro común de muchos ritmos caribeños, fundamos un laboratorio musical, nos reuníamos todos los lunes en un bodega de la zona industrial, a pocas cuadras del legendario puerto de Oakland, a donde llegaron muchos negros libres a trabajar descargando barcos en el siglo XXIX y donde se incubaron generaciones enteras de músicos de blues y jazz, allí donde el Hipismo de los sesenta tuvo su epicentro.


Creemos que ahora es el turno de la Cumbia, tenemos una visión y una comunidad. Allí mantenemos, tamboras, alegres guaches y gaitas entre nuestras consolas y portátiles, es el lugar donde se llega después de cualquier evento de Cumbia, allí se introducen talentosos músicos a la magia de los Corraleros de Majagual y Toto la Momposina. A menudo, en medio de la noche el llamador comienza, la tambora le sigue con la guacharaca, el ensayo científico comienza de nuevo, el micrófono abierto para que todo el que se quiera improvise con su propio estilo o instrumento al compás de la Cumbia.

1 comentario:

oskib dijo...

Hermosa página. Le recorreré con atención. Mi ingreso aquí fue por curiosidad por conocer a la "pava congona", después de haber escuchado la tan colorida cumbia de Andrés Landero. Saludos desde Argentina.

oski
San Nicolás de los Arroyos.