sábado, octubre 22, 2011

¿Muchacho, Quién te Robó tu Mucurita de Barro?

"Nunca supo de registros de propiedad intelectual ni de derechos de autor. De su flauta iban saliendo las melodías y otros que si sabían de letra menuda, se las iban apropiando, registrándolas a nombre de ellos." Jorge Villegas y Armando Grisales en la introducción de Crescencio Salcedo - Mi Vida


Crescencio Salcedo tocando su flauta en las calles de Medellín, hacia 1974

Las sociedades tradicionales que habitaban la cuenca del río Magdalena, a principios del Siglo XX, basaban su economía en cultivos agricolas artesanales, en la pesca y en el comercio de mercancias a través del río Magdalena.

En una de estas poblaciones nació Crescencio Salcedo, donde la música no era un profesión en el sentido moderno del término, era parte de la vida cultural y social. Todos los pobladores de la región, en alguna medida, participaban de la musica que era la principal actividad social. En estas circunstancias los ritmos, los aires y las melodias se transmitían mimeticamente de sitio en sitio y de generación en generación. Por lo que el concepto de autor, en el sentido de que una sola persona era la compositora de determinado tema, no se conocía. La música siempre había estado allí y era de todos. Los conceptos de propiedad intelectual y derechos de autor eran inexistentes en estas culturas. Los músicos interpretaban diferentes variaciones y versiones de un mismo motivo musical, pero nunca se preocuparon de saber quien era el compositor, esa categoría no existía para ellos.


Crescencio Salcedo, desde muy chico, sintió una gran inclinación por la música, hasta el punto de fabricar el mismo sus propias flautas y recogió estos motivos que circulaban de boca en boca por la región.

La Modernidad para la música, llega a la costa colombiana hacia inicios de los años 30 con la fundación de Emisoras Fuentes en Cartagena, que unos años después importa las primeras prensas de discos, iniciando así, su difusión masiva. (Esa historia está más detallada en esta entrada).

Antonio Fuentes y su hermano Curro, fundaron las primeras disqueras en Cartagena de Indias donde grabaron una gran cantidad de grupos de música tradicional costeña, que eran muy abundantes en la zona de la costa atlántica colombiana, la mayoría de estos músicos no habían oido hablar de derechos de autor. Crescencio Salcedo desde muy joven inició sus correrias por toda la Costa atlántica, no tengo la certeza de que haya grabado con Discos Fuentes pero si es bastante seguro que conociera a Antonio "Toño" Fuentes.


Discos Fuentes tiene el mérito de haber internacionalizado la música regional colombiana y publicó varios temas que fueron exito en el exterior. Entre ellos, uno conocido como "La Múcura". Aclaremos que múcura es un recipiente de barro de origen indígena, que sirve para transportar y almacenar agua y otros liquidos. Digamos también, que metafórica o simbolicamente es una representación de lo femenino, más concretamente del vientre de la mujer.



Esta es la letra de la Múcura:

La múcura está en el suelo,
¡ay!, mamá , no puedo con ella;
me la llevo a a la cabeza,
¡ay!, mamá no puedo con ella.

Es que no puedo con ella,
Mamá no puedo con ella.

Muchacha si tu no puedes
Con esa múcura de agua,
Muchacha, llama a San Pedro
Pa que te ayude a cargarla.

¡Ay!, niña ¿quién te rompió
tu mucurita de barro?
Fue Pedro que me ayudó ¿pa que me hiciste llamarlo?

Con estos elementos los lectores pueden interpretar el tema simbólico y humorístico latente en esta canción.

En el relato que Crescencio Salcedo hace de el origen de esta composición, cuenta que el tema de La Múcura, era un motivo conocido desde hacía tiempo y que, cuando tenía 13 o 14 años (hacía 1930),  lo recogió y le compuso una melodía, con su flauta, que interpretaba frecuentemente en las fiestas de la región. Este tema fue escuchado y adoptado por bandas de músicos itinerantes que se encargaron de propagarlo por toda la región. Al cabo de 18 años, la obra fue grabada en 1948 por "Los Trovadores de Barú", un grupo conformado por Discos Fuentes cuyo propietario era Antonio Fuentes. Lucho Bermúdez, también hizo una versión de La Múcura en 1950, interpretada por Matilde Diaz Así fue como "La Múcura" se propagó internacionalmente en el Cáribe y en Mexico donde reconocidos interpretes hicieron su propia versión como se puede ver en esta escena de una película mexicana.


El conflicto surgió cuando el cantante puertorriqueño Bobby Capó la interpretó en 1949, afirmando que era de su autoría. Antonio Fuentes, que había registrado La Múcura, entabló una demanda internacional que ganó, obteniendo, además del derecho a las regalías, una jugosa indemización.

Esta es la versión de la concepción de la Múcura por parte de Antonio Fuentes, según su hija Rosario Fuentes: “En  una  reunión, en su casa, llena de amigos y por consiguiente  de  músicos, que  no le  podían faltar, compuso  "La  múcura". Tenía una tinaja de barro, que en Cartagena llaman Múcura y  la estaban  llenando de trago. Al  intentar levantarla, como estaba tan pesada, Antonio  Fuentes  dijo:  "ay mamá, no puedo con ella"… Y con guitarra  en  mano le fue  creando la melodía. Así compuso Toño la famosísima  ‘Múcura’, la que recorrió el mundo entero” (Colombia  Musical. Una  historia… Una empresa, pág. 33).

Ustedes pueden elegir la versión que prefieran sobre el origen de "La Múcura".

Con este ejemplo se demuestra el conflicto entre dos modos de ver el mundo. Por una parte la visión de las sociedades tradicionales donde no existía la propiedad privada sobre obras inmateriales, estas obras eran parte de su tradición y de su patrimonio cultural colectivo y nadie osaba pensar que era propiedad de una sola persona. Esta visión es la de Crescencio Salcedo, que siempre afirmó que el no era el compositor de nada, que el simplemente recogía motivos que estaban allí, por esa razón ética jamás registró una obra.

Por otra parte está la visión moderna, que convirtió la música en mercancia que genera ganancias y se convierte en objeto de derechos personales, representada en Antonio Fuentes. El conflicto entre estas dos visiones del mundo, aún es tema de controversia en nuestro días, en la época de las redes informáticas y la dinamización del flujo global de los mensajes digitalizados y se promueven leyes para "legalizar" la propiedad privada de la cultura, que solo se crea cuando se comparte.
Cumbia Poder & Porro, elaboró este podcast, donde escucharemos la voz de Crescencio Salcedo afirmando su posición respecto a estos temas, en este podcast se pueden escuchar fragmentos de su obra musical por diversos interpretes. Con estas declaraciones Crescencio se revela no solo como músico, también vislumbramos su aspecto de reflexivo filósofo existencial.


Estas son las palabras concluyentes de Crescencio Salcedo sobre La Múcura



Finalizamos con estas palabras de los autores de: "Crescencio Salcedo - Mi Vida":
"Se fué llevándose mucha música inédita. Paradoja cruel. sus canciones que más gustaban al público no le pertenecían. Otros se las apropiaron. Y las inéditas no encontraban editor."
Y más adelante lamentan amargamente el destino de Crescencio:
"Y como siempre sucede, muerto Crescencio, la nación colombiana, en especial sus instituciones, en un afán inutil por borrar su complejo de culpa, se acordaron del "Compae Mochila". Y, fueron tan pródigos en elogios al muerto, como fueron de mezquinos en apoyar al hombre vivo."

4 comentarios:

Delio Valdez dijo...

Gracias por la zaga de Cresencio. Ahora, ademas de su musica, lo conocemos un poco en persona.

Dragonero dijo...

Hola Delio Valdez. Gracias por el comentario. Crescencio Salcedo es un personaje, poco conocido, pero muy importante dentro de la historia de la música colombiana y que representa las profundas raíces indígenas de está música tan querida en nuestra cultura latinoamericana. Un saludo y reiterándoles la empatía que sentimos con los proyectos musicales y comunicativos de la Delio Valdez.

Anónimo dijo...

Considerando la gran cantidad de temas que se saben creados por el Maestro Cresencio y desconociendo lo que nunca creo el señor Toño Fuentes, la conclusión es que como siempre el vivo vive del bobo y el bobo de papa y mama, o sea los deshonestos no han faltado nunca.

MIS IDEAS.BLOGSPOT.COM dijo...

Gracias a Dios todopoderosa encontré una verdad escondida