lunes, septiembre 05, 2011

La Selva Va a Llorar Cumbia!


El pasado domingo 7 de agosto, una de las grandes voces de la cumbia santafesina con acordeón, Leonardo Guillermo Mattioli, falleció en la ciudad de Necochea, al sur de la provincia de Buenos Aires, luego de actuar en un teatro de la ciudad de Mar del Plata.

Este artista más conocido como “El León Santafesino”, fue uno de los mayores exponentes del género romántico dentro de la cumbia de la provincia de Santa Fé, guardando una gran conexión con la raíz del género santafesino, ya que su abuelo y encargado de su crianza, Osvaldo Raggio, fue también bajista de Los Palmeras y el Grupo Alegría.

La Cumbia santafesina es un género que comenzó a dar sus primeros pasos a a principios de los años 70, cuando en el Litoral de Argentina estaba de moda El Cuarteto Imperial. Los colombianos que a diferencia de sus otros compatriotas utilizaban el acordeón cromático, inspiraron un link con mucha de la música que se interpretaba en la región noreste del país del Plata, en el cual el instrumento era utilizado en ritmos como el chamamé o la polka.
Tal vez una de las características distintivas del León, eran los aullidos y suspiros que arrancaba a sus fans a pesar de contextura física más que robusta, y es que sus letras cargadas de fuertes líricas románticas atravesaban e identificaban a personas de todos los estratos sociales conmoviendo a más de uno.





La carrera artística de Leo había comenzado de la mano del Grupo Trinidad, el cual alcanzaría un rápido crecimiento cualitativo de la mano de su voz. Promediando el año 1999 llegaría su lanzamiento como solista con el disco “Un homenaje al cielo”.

A partir de allí, su prolífica carrera lo llevaría a vincularse con artistas de todo tipo como Cacho Castaña, Los Pibes Chorros, Bajo Palabra, Karina y Dalila entre otros, y generando la admiración de un público mas que amplio, entre los que se puede mencionar al salmón Andres Calamaro.
“Gracias por volver” version especial grabada con los rapers de la cumbia villera de Bajo Palabra, en el disco “Santa Conducta”.


Sin embargo, a pesar de su creciente éxito, su salud física comenzó a ser inversamente proporcional a su crecimiento como artista. Ya desde comienzos del año 2000, el León tendría un grave accidente automovilístico que lo tendría al borde de la muerte. Con el paso del tiempo otro de sus problemas de salud se irían agravando cada vez más, incluyendo entre otros un cuadro de neumonía para el año 2009. Tal vez como un prefacio de lo que iría a suceder sobre el final de su carrera la lúcida mente del santafesino compuso “Le pido a Dios”, un tema bien cumbiambero pero además conmovedor.


“Cómo hago para explicarles, doctor, si son tan pequeños.
Cómo hago para explicarles que quizás se queden solos con su madre.
Esa gota de sangre que salió de mi boca no era un caramelo,

esta puta enfermedad que me está consumiendo por dentro hace tiempo.

Cómo hago para explicarles que quizás no vuelva de este viaje,

de este viaje que tiene mi loco, el bohemio oficio de cantante.

Aún no estoy preparado, no quiero abandonarlos, no sabrán entender
por qué papá se ha marchado.

Solo le pido a Dios, quiero quedarme con ellos, prometo ser esta vez

un padre más bueno. Si tengo que marchar, les cantaré desde el cielo

y como brisa bajaré a acariciar sus cabellos. Solo le pido a Dios...

Los dejamos hasta la proxima, y que disfruten de la buena Cumbia!

No hay comentarios: