viernes, noviembre 27, 2009

El Corazón Palpitante de la Cumbia

El Tambor es el Corazón de la Cumbia y su látido viene de Africa.

En varias religiones africanas el tambor es mucho más que un instrumento musical, es el principal elemento sagrado y mágico que permite el contacto con las divinidades: los Orishas.


El ritmo hipnótico de los tambores proporciona al iniciado el trance para llamar a las divinidades y al ser poseido por ellas se alcanza el extasis. Este es un rasgo común de las manifestaciones religiosas afroamericanas que adoptó diferentes variantes en diversos lugares del continente: Candomblé en Brasil, Santeria en Venezuela, Cuba y otras islas del Cáribe, y Vudú en Haití.

En Colombia también existe un lugar privilegiado donde se conservó esta tradición del tambor que trasciende el aspecto meramente musical y se interna en los terrenos de la magia y la sacralidad: San Basilio de Palenque, una población cercana a Cartagena.


En la época colonial, Cartagena fue el principal puerto de entrada de esclavos africanos a América del Sur . Entre estos africanos esclavizados hubo varios rebeldes que lideraron rebeliones y movimientos de resistencia contra la sociedad esclavista. Estos grupos rebeldes se conocieron como cimarrones y se asentaron en territorios denominados palenques, espacios que consagraron a la libertad y que defendieron mediante la lucha armada contra los españoles.

Benkos Biohó fue uno de estos personajes que se rebeló contra el regimen esclavista colonial, su historia se desliza ambiguamente entre la realidad y la leyenda, fue el fundador de un palenque cimarrón, muy cercano a Cartagena, en la Cienaga de Mahates y muy cerca de los Montes de María, hacia los años 1600.

Varios relatos afirman que Benkos Biohó no solo era un guerrero, sino un iniciado en los misterios de las religiones africanas y que su resistencia estaba inspirada en estos.

Biohó jamás aceptó su situación de esclavo y, en medio de un ceremonia de tambores, en un prodigioso acto de transmutación alquímica se convirtió en el rey de este espacio, un trozo de Africa en América, que consagró a la libertad.

Este territorio fue defendido contra los españoles, en cruentos enfrentamientos, durante mas de un siglo y los tambores fueron parte muy importante de su cultura, sirviendo como medio de comunicación, para avisar de la presencia del enemigo, en las ceremonias fúnebres (lumbalú), en las fiestas, hasta que en 1713 un decreto del Rey de España le concedió la libertad al palenque, convirtiendose en el primer territorio libre de América.

La obra del africano Benkos Biohó, El Palenque de San Basilio, fue declarado como "Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad", por la Unesco el el año 2005.

Batata según el pintor Yamil Cure

En la actualidad toda la tradición de tambores de San Basilio se mantiene viva y es transmitida de generación en generación. El escritor cartagenero Antonio Prada Fortul narra acerca de la dinastía de tamboreros de San Basilio de Palenque:

En San Basilio de Palenque hermosa población del caribe, nació en un lejano Julio de 1.822, Luis Carlos Salgado, descendiente de famosos tamboreros. Todos lo conocían con el apodo de “Batata”, pertenecía a un grupo clanil ungido por Changó, para que interpretaran el mágico arte de la percusión. Los ancianos del pueblo decían que los miembros de esa familia escogida por los Orishas, eran tamboreros jurados y corría por su sangre la herencia Changó. ¡Kabiesile cabo!

Un antecesor de esa familia de iniciados en la percusión acompañó al rey Benkos Biohó en sus expediciones bélicas, inflamando con la magia de su tambor, el corazón guerrero de esos africanos dispuestos a pelear hasta triunfar o morir en defensa de su libertad.

También afirmaban que cada “Batata” moría cuando uno de sus descendientes, cualquiera de ellos, lograra dominar los elementos y comunicarse con los dioses ancestrales con el hechizante sonido de la percusión.En ese momento quedaba debidamente asegurada la sucesión. Cuando falleció su padre, Luis Carlos ejerció las funciones de tamborero de San Basilio de Palenque. Toda celebración, era amenizada con el mágico toque de los tambores de “Batata” cuya fama rebasaba el ámbito de esa región.


Este video de Hollywoodoo Films de Lucas Silva es un homenaje a Batata III, de la dinastía de tamboreros de San Basilio de Palenque, fallecido en el 2004. El nombre de la canción: Atahole o Ataole era el alias de otro tamborero fámoso del Palenque: Cecilio Valdez, padre de Justo Valdez, quien canta en este video y es el fundador del grupo Son Palenque.



Batata III acompañó durante más de 15 años a Totó la Momposina. El músico colombiano Humberto Pernett elaboró este remix sobre un tema original de Son Palenque.

Adios Batata, palenke Remix by Pernett

Otro de los músicos profundamente interesado en la cultura musical palenquera es Simón Mejía de Bomba Estéreo que junto con Santiago Posada buscaron financiación en Europa para construir un estudio de grabación en San Basilio, que se hizo realidad en marzo del 2008. Esta iniciativa busca preservar las expresiones musicales por medio de la producción y grabación de cantantes, músicos y agrupaciones de San Basilio y brindar un espacio a artistas, músicos, productores interesados en realizar proyectos sonoros en colaboración con los musicos palenqueros.

Simón Mejia y Santiago Posada en Palenque

Busca en la Caja de Pándora y descarga los tambores mágicos de Batata III y su Rumba Palenquera.

enlaces: http://www.myspace.com/palenquerecords
http://www.myspace.com/palenkesuena
http://www.myspace.com/hollywoodoofilms

1 comentario:

John dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.