miércoles, octubre 28, 2009

Fuentes de Cumbia

El cartagenero Antonio Fuentes es un personaje imprescindible en la historia de la propagación de la Cumbia, la Gaita y el Porro por todo el continente.

Antonio Fuentes

Desde joven se interesó por el violín y la guitarra hawaiana y cuando estudiaba en los Estados Unidos, hacia 1930, conoció el Jazz, y la proyección de la radio y la industria discográfica norteamericanas.

Cuando regresó a Cartagena en 1932, se convirtió en radioaficionado y creó una de las primeras emisoras del país: la Emisora Fuentes, cuya programación era la música popular del momento, en la costa atlántica colombiana: cumbia, porro, gaita y mapalé. Poco después, Antonio Fuentes, empieza a traer los rudimentarios equipos de grabación que existían en la época. Conocedor del "folclor" de la región, se dedicó a buscar y a grabar a las talentosas bandas de músicos que abundaban en el caribe colombiano.

Así fue como el 28 de octubre de 1934, Antonio Fuentes fundó en Cartagena la primera compañía fonográfica colombiana: Discos Fuentes. El joven empresario, aprendió a grabar por su cuenta, en acetatos que luego despachaba a Argentina o Estados Unidos, donde le prensaban los discos.
En 1943 importó la primera prensa para imprimir sus propios discos. En esa epóca se hicieron las mejores grabaciones de la música tropical colombiana. "Se me ocurrió grabar la música costeña con toda su crudeza, tal como allí se interpretaba por entonces. Mis discos sonaron por doquier y la música costeña se metió al interior del país y se convirtió en locura colectiva”.
En ese momento grabaron con Discos Fuentes las fíguras más importantes de la música colombiana de la época, como Abel Antonio Villa, Alejo Durán, Lucho Bermúdez, Pacho Galán, Pedro Salcedo, Buitraguito, Esther Forero, José Barros, Pedro Laza, Calixto Ochoa, Clímaco Sarmiento, Pello Torres, Los Corraleros de Majagual y muchos otros que pusieron a bailar a todo el continente.

Luis Eduardo Bermúdez

Claro que en esta historia no todo es gloria y alegría, todo este proceso está salpicado de rencillas, de rivalidades, de acusaciones y de enemistades, sobre todo cuando la disquera se convirtió en un negocio floreciente, empezaron los asuntos legales reales o infundados de plagios, derechos de autor, regalías y otros líos por el estilo, ya que la músicos no estaban acostumbrados a los legalismos de la modernidad y la música era, en ese tiempo y en esas regiones, más un patrimonio colectivo y una fuente de placer y de disfrute, que una profesión y un negocio.

En 1954, Discos Fuentes se trasladó a Medellín. El catálogo de la disquera incluía en ese momento más de quinientos títulos y congregó en torno a su empresa a los mejores músicos colombianos, ya que Antonio Fuentes tenía agentes que viajaban por los pueblos de la costa, buscando bandas nuevas, que eran llevadas a grabar a Medellín.

Estos fueron los discos tan apreciados y codiciados por los Sonideros Méxicanos que, a partir de la segunda mitad del siglo XX, se ancargaron de propagar la música tropical colombiana en ese país.

Hoy se cumplen 75 años del nacimiento de Discos Fuentes y su catálogo constituye uno de los patrimonios más preciados de la música colombiana.

Con la crísis de los modelos de negocio de las disqueras en los formatos tradicionales, desde hace varios años, la disquera digitalizó todo su archivo y lo ofrece en Internet. Como una Fuente inagotable de Buena Música Colombiana para todo el mundo.

Desde este blog felicitamos a la gente de Fuentes: ¡Cumbia colombiana para todo el Mundo!

Los dejamos con uno de los clásicos de su archivo: Rodolfo Aicardi interpretando una Cumbia peruana que le dió la vuelta al mundo.


Enlaces
http://www.discosfuentes.com/
http://www.youtube.com/DISCOSFUENTESS

3 comentarios:

jorge silva dijo...

Buenisimo...se me adelantó ya tenia todo para hacer el post...y se iba a llamar igual!!!!

Dragonero dijo...

Todo gracias a una insinuación involuntaria del Frente cumbiero que anda en la jugada

Anónimo dijo...

Esa cumbia ya es un classico en los sonidos uno de los temas k llegaron a mexico por parte de don pablo perea y sonido arcoiris