jueves, julio 31, 2008

El Poder de la Cumbia

La Cumbia es una música de Resistencia.

Quienes han estudiado su historia están de acuerdo en que se origina en una mezcla de música e instrumentos de indígenas nativos de la costa norte de Colombia y de esclavos Africanos traídos por los Españoles. Es obvio que se trata de las razas más oprimidas, calumniadas, maltratadas del continente Americano.

Tal vez la Cumbia consoló con su alegría a quienes se vieron obligados a llevar una existencia amarga producto del atropello a su dignidad.

Hoy en el siglo XXI, después de un intrincado y complejo proceso de propagación, adaptación, hibridación, sincretización, la Cumbia se ha asociado a sectores marginales en diferentes países Americanos (los denominados “Nacos” en México y “Villeros” en Argentina por citar solo los ejemplos más evidentes).

¿Qué representa la Cumbia que se propaga y se arraiga rápidamente en los sectores más populares de la América Hispana?

Tal vez un Poder que no es el que se tiene que imponer con las Armas, si no el de la Luz que brilla en la oscuridad, como la llama empuñada por la bailadora de Cumbia en una noche de danza y alegría a orillas del Caribe.

Porque la sencillez y la belleza de la verdad no se imponen, si no que son acogidas por el corazón humano tan naturalmente como la tierra acoge la semilla.